jueves, 2 de julio de 2009

Un viaje griego

Johannes Hevelius:Argo Navis.Atlas Coelestis.Fuente:Wikipedia
Corazón de Ulises
Un viaje griego
Primera parte
Caminos de agua
"Mi única patria, la mar"
Canción del pirata
José de Espronceda
Capítulo I
Donde el silencio habla
Hay días,o instantes de tu vida, que guardas en tu memoria, e incluso en tus sentidos, como si no se alejasen en el tiempo, como si se hubieran detenido en el espacio y habitasen siempre junto a ti. El primer beso en los labios de tu novia, aquel poema que abrió una herida de luz en tu alma, el nacimiento de un hijo, la muerte de tus padres o ese momento en que viste por primera vez el mar, asomando como un pecho vigoroso y azul al otro lado de una loma...; que cada cual escoja los suyos. Entre los míos está un atardecer, hace unos quince años, en que me senté junto a mis dos hijos, por entonces todavía unos niños, en el espigón del puerto de Garrucha, un pueblo de Almería donde pasábamos largos veranos bajo uno de los cielos más luminosos de la Tierra. El sol ya se había ocultado y un lunón con cara de gato rojo comenzaba a asomar tras la línea del mar. Un airoso velero salía en esa hora de la bocana del puerto, ponía rumbo al sur, en dirección tal vez a la invisible y remota África, y dejaba tras sí una estela plateada sobre las aguas oscuras. La brisa marina nos traía una carnosa caricia de sal.
Uno de los dos chavales dijo que le gustaría estar en aquel barco, mediterráneo adentro, y a los tres nos invadió de pronto, el mismo anhelo: viajar a bordo de una nave que no sabíamos hacia dónde se dirigía. La idea despertó una honda sensación de aventura que compartimos durante largos minutos y sobre la que hablamos durante un buen rato, viendo el barco escapar más y más de la tierra. Ninguno pronunció una sola palabra referida al regreso.
Corazón de Ulises
Javier Reverte