jueves, 8 de octubre de 2009

El placer de la lectura


Francine Van Hove. Los domingos de La Rochelle.
Leer es viajar, es conocer otros mundos que viven como nosotros en el planeta, pero también es conocer otros ámbitos de pensamiento tan válidos como los nuestros. Leer es sumergirse en la vida de otros personajes, es detestar y amar y comparar, es sentir complicidad con el pensamiento de un ser que tal vez nunca conoceremos o disentir de otro entendiendo los elementos que nos separan de él. Leer es vivir muchas vidas, es abrirnos mil posibilidades, es tener la opción de conocer y reconocer el pasado y el presente, y -¿para qué negarlo?- es un camino que nos conduce inevitablemente al centro de nuestro propio yo: Conocerse al fin, saberse, aceptarse y por lo mismo aceptar a los demás.

El placer de la lectura
Rosa Regás