martes, 20 de octubre de 2009

El viajero querubínico

Angelus Silesius. Fuente wikipedia.
El viaje no es tan largo, cristiano; a menos de un paso está el Paraíso.
Aunque un réprobo alcanzara el cielo más alto, el dolor del Infierno seguiría atormentándolo.
No me dolería el Infierno, aunque yo siempre estuviera ahí; si el fuego del Infierno te quema, tuya es la culpa.
Con un solo beso, la novia se hace más merecedora del Paraíso, que todos los mercenarios que trabajan hasta la muerte.
Hombre, deja de ser hombre si quieres llegar al Paraíso; Dios sólo recibe a otros dioses.
Hombre, si no contienes el Paraíso, nunca entrarás en él.
Ya basta amigo. Si quieres seguir leyendo, transfórmate tú mismo en el libro y en la doctrina.

El viajero querubínico
Angelus Silesius