jueves, 25 de febrero de 2010

El Teorema de Thomas

 
“If men define situations as real, they are real in their consequences.”
“Si las personas definen las situaciones como reales, éstas son reales en sus consecuencias”

4 comentarios:

elena clásica dijo...

Vaya, vaya, amigo Ar Lor, nos traes un mensaje tan escueto como profundo en sus palabras. Todo un mensaje filosófico, metafísico. La importancia o la realidad de la vida, de las personas o personajes, de las situaciones se hace palpable cuanto queramos. De ahí que sus consecuencias tengan el mismo peso y la misma realidad.
El teorema de Thomas tiene una gran trascendencia en la Sociología, yo creo que lo podemos trasladar hasta el mundo de la Metafísica.
Una reflexión extraordinaria.
Besazos.

Ar Lor dijo...

Gracias Elena por tus alentadoras palabras.
Y de acuerdo totalmente contigo en lo que dices, el pensamiento que encierra el "Teorema de Thomas", es
trasladable a todo lo humano e incluso, "funciona" en el mundo animal (recordemos a Paulov). Es válido para personas y personajes (lo has señalado tu) y es el motor de muchos dramas y comedias. Metafísicamente está relacionado con el solipsismo, el débil, pues
el fuerte puede llegar a prescindir de la realidad y
no tiene sentido lógico relacionar un pensamiento que mezcla lo subjetivo con lo objetivo, con uno
exclusivamente subjetivo por definición.
Estoy seguro que si reflexionamos, en el último mes, hemos actuado o han actuado, personas de nuestro
entorno, conforme al "teorema".
Un beso, Elena

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amigo Ar Lor,

Vd. me perdonará la tardanza en contestar a su comentario en mi espacio sobre matrimonium y patrimonium, porque una argumentación tan impecable como la suya merece un comentario digno.

Me inicio con el comentario a su Teorema de Thomas: una verdad como una catedral. Ya lo dijo el Griego Protágoras: el hombre es la medida de todas las cosas. Lo suelo repetir yo en mis conversaciones: las cosas no son lo que son, sino lo que son para nosotros, en la medida en que nos afectan como son para nosotros. Si yo voy por la calle por la noche, solo, y, encontrándome con la sombra de un árbol frente a una farola, la interpreto como la de alguien que me pueda asaltar, yo, efectivamente, me pongo a temblar y sudar, porque ésa es mi Realidad.

Ahora voy al comentario que ha tenido Vd.. a bien hacer en mi espacio. Tiene Vd. toda la razón del mundo, y la verdad es que es Vd. prácticamente el único que me ha convencido sobre el uso que conviene dar a la palabra matrimonium, por mucho que esté en contra de la etimología y las razones diacrónicas de evolución de la Lengua. Vd. ha sido capaz, no de rebatir los argumentos de los comentaristas ilustres de este espacio, y los míos propios, pero sí de poner un punto de sensatez y de equilibrio en todo lo dicho.

Y, si aplicamos el Teorema de Thomas, si dos personas del mismo género creen que lo suyo es un matrimonium, pues eso, que los demás debemos considerarlo matrimonium a todos los efectos.

Reciba Vd. mi agradecimiento por su docta colaboración, y mi admiración por tanta sensatez.

Le dejo aquí un cordial saludo,

Antonio

Ar Lor dijo...

Querido amigo Antonio
Muchísimas gracias por la generosidad con la que has alabado mi comentario, que no tocaba el fondo de la cuestión, que ya había sido resuelta por ti, amigo Antonio.
Y la frase de Protágoras con respecto al teorema de Thomas, está estupendísimamente bien traída:
«El hombre es la medida de todas las cosas, de las que lo son en cuanto que lo son, de las que no lo son en cuanto que no lo son». Bastaría sustituir en la frase «El hombre», por «La percepción (del hombre)», para tener un remedo del teorema de Thomas.
El Sr. que hace una bellísima y literaria descripción del término "asesino", afirma que percibir a una farola como a un asesino, no "cambiaría la auténtica realidad" (la de la farola no, desde luego,pero no es el caso del teorema), eso es así en un primer instante, necesaria (la auténtica realidad) por otra parte para que el teorema tenga sustancia. El teorema en una traducción más extendida sería y quizás así es más fácil ver sus implicaciones :«Si las personas definen las situaciones como reales, aunque no lo sean, éstas son reales en sus consecuencias». Es decir, que puede llegar a cambiarse la realidad, aunque en un primer instante ha de haber una "realidad real" que de conocida, hubiera dado lugar a otro tipo de comportamiento, pues de no ser así, si unicamente percibiríamos lo "real", el teorema estaría de más (insisto), ya que nuestro comportamiento se atendría siempre a lo real. Y hablamos de comportamiento basado en una "percepción errónea"(sabiendo que todas las percepciones son subjetivas), que si puede dar lugar a cambiar la realidad. El cuento de Pedro y el lobo, es un ejemplo, a la tercera vez que gritó: "Socorro! El lobo! Que viene el lobo!", los aldeanos no acudieron en su ayuda y ¡efectivamente! vino el lobo y se comió las ovejas (los aldeanos no "percibieron" esta vez que era real la llegada del lobo). El teorema de Thomas nos dice y cuando uno lo piensa filosóficamente, es increíble que actuemos igual da, por percepciones falsas que verdaderas y dice: actuamos en y sobre la realidad, por medio de nuestras percepciones, sean correctas o erróneas.
No hace falta insistir en que "cambiar las percepciones" de los seres humanos, es un arte muy elaborado y cuyo origen se remonta al tiempo de los faraones, al menos.
Un saludo afectuoso al Sr. Chacien y a ti querido amigo Antonio