lunes, 8 de febrero de 2010

Te busqué la puerta estrecha del alma, pero no tenía, de franca que era, entrada tu alma.

 
Ray Caesar:power and glory. Fuente:Ray Caesar
El alma tenías...

El alma tenías
tan clara y abierta,
que yo nunca pude
entrarme en tu alma.
Busqué los atajos
angostos, los pasos
altos y difíciles...
A tu alma se iba
por caminos anchos.
Preparé alta escala
-soñaba altos muros
guardándote el alma-,
pero el alma tuya
estaba sin guarda
de tapial ni cerca.
Te busqué la puerta
estrecha del alma,
pero no tenía,
de franca que era,
entrada tu alma.
¿En dónde empezaba?
¿acababa, en dónde?
Me quedé por siempre
sentado en las vagas
lindes de tu alma.
(La poesía de Pedro Salinas)
Pedro Salinas

5 comentarios:

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amigo Ar Lor,

Yo también me he reído mucho con tu comentario a mi Clitemnestra, y tengo que decirte que has entendido perfectamente lo que quería decir: que no es lo mismo

Irse y correr

que

ir y correrse.

Vete tú a saber qué es lo que pasa realmente. Que cada uno entienda lo que quiera. No me preguntes qué es lo que pasa en Los Infiernos, porque yo no tengo ninguna gana ni prisa por pasearme por allí.

Me imagino yo que, como bien dice el refranero, en todas partes cuecen habas, y la que diga lo contrario, que tire la primera piedra. Y lo mismo podríamos decir de ellos todos. Lo que pasa a veces es que a muchos, y supongo que también a más de una, se les va la fuerza por la boca. Y luego viene aquello de

Dime de qué presumes y te diré de qué careces.

Preciosa es la poesía que nos presentas hoy de Pedro Salinas. Yo lo ves: tú regalándonos lo mejor de nuestra Literatura, y yo, haciendo lo que puedo y sé, que no es demasiado, para difundir los conocimientos sobre la Antigüedad Clásica.

Te envío un abrazo,

Antonio

elena clásica dijo...

¡Maravilloso Salinas, genio!
Me ha apasionado siempre, en esta poesía vuelve a mostrar su rebelde gesto antirromántico: la amada brinda su puerta bien franca y abierta, no hay estrechos caminos ni pasos angostos para llegar hasta ella, ¿para qué buscar el sufrimiento?
La realización amorosa también busca la palabra y es en los versos de gran Salinas.
Bellísimo y palpitante poema.
Besazos.

SUREANDO dijo...

La voz a ti debida..., Razón de amor...

Me encanta Salinas, gracias por esta entrada, en mi blog también está presente.

"a tu alma se iba por caminos anchos"

Ar Lor dijo...

El amante, culmina con la palabra, lo que no ha resuelto con los hechos y Helena, lo apuntas claramente: se puede amar con la palabra (Y Salinas, como bien dices, lo demuestra). Y el sitio en el que va a pasar la eternidad, no está nada mal, además de fascinante, es envidiable.
Beatriz,la pintura de Pino con la que ilustras el poema de Salinas, le va muy bien.
Abrazos a ambas

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amigo Ar Lor,

Vale la pena tener lectores como tú, que lo lees todo, y te enteras de todo. Efectivamente, las comas que pongo, que son muchas, son intencionadas todas, aún a sabiendas de que muchas contradicen la ortodoxia lingüística. Es un honor para mí que haya gente como tú, que me lee con tanto interés.

Contesto a varias cuestiones:

Himno a Afrodita de Safo: No está dirigido a ninguna mujer ni a ningún hombre. Es un canto a la diosa del Amor, que es Afrodita/Venus. También el Romano Lucrecio, en su obra De rerum natura [Sobre la realidad], al inicio de la misma, inscribe un grandioso himno a la diosa Venus, la representante Romana del Amor universal que lo impregna todo.

No es que yo desfallezca, es que hay ciertas fórmulas de cortesía, para evitar caer en la vanagloria y en el narcisismo. Una cosa cierta es que todos tenemos mucho que aprender de todos.

Gestación de Dioniso: Sémele era una más de las amantes de Zeus. Hera, la esposa de Zeus, estaba celosa, y le tendió una trampa a Sémele: la convenció para que le exigiera a Zeus, como demostración de su amor hacia ella, que se presentase ante ella con todos sus atributos divinos, es decir, el rayo y el trueno. Entonces Zeus visitó a Sémele con al rayo, por lo que Sémele, que ya estaba embarazada de Zeus, murió fulminada. Zeus salvó al feto y se lo cosió en el muslo. Así pasaron los nueve meses de gestación. Por eso Dioniso nació tan deforme y tan malhecho, porque no había sido gestado en el lugar natural, en el útero de una mujer.

Si quieres ampliar tus conocimientos sobre Dioniso, Sémele, y todo eso, puedes hacerlo pinchando aquí.

Ya ves que la Mitología Clásica da para todo. Zeus sería en este caso el primer útero de alquiler.

Espero haber satisfecho todas tus inquietudes, amigo Ar Lor.

Te envío un cordial saludo,

Antonio