lunes, 22 de marzo de 2010

Antología poética

Imagen tal como aparece en mujerongashoy.blogspot.com

Vivamos, querida Lesbia, y amémonos,
y las habladurías de los viejos
nos importen todas un bledo.
Los soles pueden salir y ponerse;
nosotros, tan pronto acabe nuestra efímera vida,
tendremos que vivir una noche sin fin.
Dame mil besos, después cien,
luego otros mil, luego otros cien,
después hasta dos mil, después otra vez cien;
luego, cuando lleguemos a muchos miles,
perderemos la cuenta para ignorarla
y para que ningún malvado pueda dañarnos,
cuando se enteren del total de nuestros besos.

"Besos para Catulo"
Gayo Valerio Catulo

5 comentarios:

Ar Lor dijo...

¡Genial, Gavilán. Besos y más besos, antes de que llegue "la noche sin fin".

Gavilán dijo...

Carpe diem, amigo.

Gavilán dijo...

Por cierto, Ar Lor, acabo de hablar con Javier Tomeo (está de gira por alemania presentando su último libro) y hemos quedado en Bilbao, a mediados de abril, para ir a comer. Así que cuento contigo, y con Higinio y Ulises. Ya hablaremos.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amigo Gavilán,

Precioso es el poema que nos presentas de Catulo, uno de los más conocidos. También has manejado una buena traducción. Si me lo permites, dejo aquí el texto Latino, por si alguien quiere disfrutar de la sonoridad de los versos.

Te envío un cordial saludo,

Antonio.

Viuamus, mea Lesbia, atque amemus,
rumoresque senum seueriorum
omnes unius aestimemus assis.
Soles occidere et redire possunt:
nobis, cum semel occidit breuis lux,
nox est perpetua una dormienda.
Da mi basia mille, deinde centum,
dein mille altera, dein secunda centum,
deinde usque altera mille, deinde centum.
Dein, cum milia multa fecerimus,
conturbabimus illa, ne sciamus,
aut nequis malus inuidere possit,
cum tantum sciat esse basiorum.

(Catullus, Carmen V)

Gavilán dijo...

Gracias por tu comentario y, desde luego, por la inclusión en él del poema del autor veronés en su lengua original, de cuya lectura no podemos gozar quienes la ignoramos. La traducción de este hermoso poema (incluído en la "Antología de la literatura latina", de Alianza Editorial, con introducción y selección de J. C. Fernández Corte y A. Moreno Hernández), es de Ígor Rodriguez Iglesias. Un saludo, amigo Antonio.