sábado, 27 de marzo de 2010

«El Señor es sutil, pero no malicioso»

Fuente de la imagen: Wikipedia
«El Señor es sutil, pero no malicioso»
(«La naturaleza oculta su misterio tras su grandeza, pero no maliciosamente»)
Raffiniert ist der Herrgott, aber boshaft ist Er nicht»)
José A. de Azcárraga)

8 comentarios:

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amigo Ar Lor,

Buena frase la de Albert Einstein, sobre todo para los creyentes en estos días de Semana Santa.

Ahí va la proposición que leí en algún sitio, que le imprime una justificación a la Existencia de Dios, si es que existe:

Si Dios es Dios, no existe
y
si Dios existe, no es Dios.
.

Un cordial saludo,

Antonio

Ar Lor dijo...

Querido amigo Antonio
Me recuerda a la paradoja de la omnipotencia divina, en la Wikipedia está expresada así:
* O bien Dios puede crear una piedra que Él no puede levantar, o Él no puede crear una piedra que no puede levantar.

* Si Dios puede crear una piedra que no es capaz de levantar, entonces Dios no es omnipotente (Dado que Él no puede levantar la piedra en cuestión).

* Si Dios no puede crear una piedra que Él no puede levantar, entonces Dios no es omnipotente (Dado que Él no puede crear la piedra en cuestión).

* Por lo tanto Dios no es omnipotente.

Para un creyente el Universo puede ser maravilloso, pero para un no creyente, el Universo además de maravilloso es extraño.
La no creencia tiene sus ventajas, no solo va a tener el inconveniente del sinsentido que tiene para el creyente, en caso de que no haya un Sumo Hacedor.
Yo apostaría contra Pascal, sin dudarlo.
Un saludo, querido amigo Antonio

Gavilán dijo...

Con perdón por el exabrupto y soslayando la cuestión sobre la existencia o no del Hacedor, mi anhelo de siempre ha sido saber si este hombre, Albert, conocía la existencia del peine. Un saludo a los dos y que el domingo os sea leve.

Ar Lor dijo...

Extraordinaria tu agudeza, Gavilán, al considerar la existencia o no, de un Peine omnipotente. La cabeza de Einstein, es la demostración palpable de que no existe.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Traslado aquí también, a tu espacio, para mayor comodidad tuya, el comentario que te he dejado en el mío.

Amigo Ar Lor,

No tengo más que palabras de agradecimiento por tu esclarecedor comentario a mi reflexión

SUPERVIVENCIA DE LA ESPECIE: EL AMOR ESPIRITUAL VERSVS LA ATRACCIÓN SEXUAL: ANOTACIONES A UNOS VERSOS DE LAS GEÓRGICAS (III, 244, 266, 274).

Es de admirar el gran sentido del humor que tienes y la enorme abundancia de recursos de que dispones, de forma que se me hace difícil, si no imposible, añadir nada nuevo que tú no hayas dicho.
Quiero resaltar la lectura profunda y bien meditada que has hecho de todo, insistiendo yo en que este debate, con tu aportación, cobra más vida y brillantez que la que yo me imaginaba, yo, que lo que he hecho es limitarme a transmitir las palabras de otros, bien documentados ellos: eso sí.

Te envío mi agradecimiento sincero y un abrazo,

Antonio

elena clásica dijo...

¡El peine omnipotente! Una de las mejores metafísicas que se han inventado, me ha parecido genial.

¿El universo realmente tiende a la entropía? ¿Los peines juegan a los dados? ¿Un peluquero podrá ser el Sumo Hacedor? ¿Los agujeros negros son la calvicie?
Posiblemente, en tal caso, es cierta la calvicie asociada con la virilidad masculina, habida cuenta de la energía que se encierra en el susodicho. ¿Mi horizonte de eventos será el flequillo? ....

Querido Ar Lor, me has sumido en una profunda y delirante reflexión sobre el sentido de la vida, que termina de manera trágica con la conclusión palpable de ese peine universal no existe pues no podemos obviar las enseñanzas de Einstein.
¡Válgame un deber del cielo y un Peine Omnipotente!

Fuera de la disquisición cómica, la paradoja que planteas es divina, tómese el adjetivo con sus múltiples significados.

Me he enamorado de tu reflexión: "para un no creyente, el Universo además de maravilloso es extraño".

Besazos.

Ar Lor dijo...

Amiga Elena, la ausencia de tus comentarios ha sido mortificante para nuestros espíritus mortales y
deseo y espero que hayas disfrutado de un buen otium creador.
Sobre el interrogante que planteas: ¿Un peluquero podrá ser el Sumo Hacedor?. Es posible. Nadie niega
el ímprobo esfuerzo que supuso crear el mundo en seis días y sin modelo previo, pero es que
desde entonces no se ha tocado y parece que, como un peluquero, nos deja el mantenimiento del
corte de pelo
a nosotros.
Gracias por tus palabras.
Un beso

elena clásica dijo...

Querido Ar Lor:

Como puedes comprobar la meditación en la que me sumí hace unas horas me sigue atormentando, y ya que has sido tan exquisito de dedicar una entrada al poeta Omar Jayyam, aporto una cita suya:

"He aquí la única verdad. Somos los peones de la misteriosa partida de ajedrez que juega Alá.
Él nos mueve, nos detiene, vuelve a empujarnos, y al final nos arroja, uno a uno a la caja de la nada".

¡Nos arroja a la gran peluquería universal.... !

Mis delirios existenciales van in crescendo, ¡ay...!