jueves, 11 de marzo de 2010

Los alimentos terrestres

Antonio Fuertes. Beduinos.
Tugurt.

Árabes acampados en la plaza; fuegos que se encienden; humos en el anochecer casi invisibles.

-¡Caravanas! - Caravanas que llegan por la tarde; caravanas que parten por la mañana; caravanas horriblemente cansadas, ebrias de espejismos y ahora desesperadas. ¡Caravanas! ¡Ojalá pudiese partir con vosotras, caravanas!

Algunas partían hacia el Oriente, en busca del sándalo y las perlas, los pasteles de miel de Bagdad, los marfiles y los bordados.

Algunas partían hacia el Sur, en busca del ámbar y el almizcle, el oro en polvo y las plumas de avestruz.

Las había que partían hacia el Occidente, que partían al anochecer y se perdían en el último deslumbramiento del sol.

Los alimentos terrestres
André Gide