lunes, 12 de abril de 2010

Stanley

Mikel Olazábal. El viaje.

El viaje de Stanley, que también esta vez comenzó en Zanzíbar, duró desde septiembre de 1874 hasta agosto de 1877. Bordeó el lago Victoria, atravesó Uganda, tocó en los lagos Eduardo y Tangañika y alcanzó el Lualaba en la localidad de Ñangue, visitada ya por Livingstone. Descendiendo luego el curso del río, ya por su orilla ya en canoas, llegó a Boma, región conocida también. Este viaje lo describió con su acostumbrada elocuencia y habilidad propagandística.
En su libro "A través del Continente Tenebroso", cuenta que recibió más de 1200 cartas de generales, coroneles, capitanes, tenientes, cadetes de marina, ingenieros, dependientes de hoteles, artesanos, camareros, cocineros, criados, hipnotizadores y mediums espiritistas, todos los cuales le ofrecían su asistencia para aquella expedición. Todos afirmaban conocer el África a fondo y estar perfectamente aclimatados a ella. Unos proponían viajar en globo o en otro vehículo volador; otros querían realizar la expedición de una manera invisible, valiéndose de sus artes mágicas, o sumir a los salvajes en sueño por medio de la "Ciencia del magnetismo". Más tarde Stanley afirmaba que, de haber dispuesto del dinero suficiente, su séquito se habría compuesto de 5000 ingleses, 5000 americanos, 2000 franceses, 2000 alemanes, 500 italianos, 250 suizos, 200 belgas, 50 españoles y 5 griegos; en total 10.000 europeos y 5000 americanos.

La conquista de la Tierra
Wilhelm Treue