miércoles, 18 de agosto de 2010

La vida sexual de los animales

Ciervo. Fuente de la imagen:Wikipedia
La vida sexual de los animales
Capítulo séptimo
El elemento animal en el hombre
Los fantasmas de la libido

"Para ello el ciervo baja la cabeza y roza la hierba suavemente con las puntas de los cuernos moviéndolos hacia uno y otro lado. Cinco o siete segundos más tarde aparece el pene y otros cinco segundos más tarde se produce la eyaculación. La misma cornamenta que hasta entonces había sido tratada de un modo tan delicado, sirve a veces, unos minutos más tarde, para ser impulsada, con todo el peso del cuerpo, contra la cornamenta de otro ciervo".

La vida sexual de los animales
(traducción de Juan Godó Costa)

Herbert Wendt

2 comentarios:

El patio dijo...

Bueno, pues muy próxima está ya la berrera, en septiembre. Un auténtico espectáculo de dominio del más fuerte y un concierto gutural sin precedentes a la caída de la tarde. De interés turístico en el parque nacional de Cabañeros.

Ar Lor dijo...

Tiene que ser un espectáculo digno de verse y aunque el dominante gane, el perdedor siempre hallará consolación en la hierba.
¿Y la "berrea humana", que se da en playas y piscinas, no es también un espectáculo fascinante?
Ésta, además se da a cualquier hora del día.
Un saludo afectuoso, El Patio