jueves, 30 de septiembre de 2010

Derechos del lector

Fashion. Moda. Fotografía de Bruno Dayan.

Hasta aquí el "libro".
Pasemos al lector.
Porque, más instructiva aún que nuestra manera de tratar nuestros libros, es nuestra manera de leerlos.
En materia de lectura, nosotros, "lectores", nos permitimos todos los derechos, comenzando por aquellos que negamos a los jóvenes a los que pretendemos iniciar en la lectura.

1) El derecho a no leer.
2) El derecho a saltarnos las páginas.
3) El derecho a no terminar un libro.
4) El derecho a releer.
5) El derecho a leer cualquier cosa.
6) El derecho al bovarismo.
7) El derecho a leer en cualquier sitio.
8) El derecho a hojear.
9) El derecho a leer en voz alta.
10) El derecho a callarnos.

Me limitaré arbitrariamente al número 10, en primer lugar porque es un número redondo, y después porque es el número sagrado de los famosos Mandamientos y es divertido verlo utilizado por una vez para una lista de autorizaciones.
Porque si queremos que mi hijo, que mi hija, que la juventud lea, es urgente que les concedamos los derechos que nosotros nos permitimos.

Traducción de Joaquín Jordá

Como una novela
Daniel Pennac

3 comentarios:

Ar Lor dijo...

Yo me apunto al bovarismo. Lo tengo desde niño. Lo inalcanzable ha sido siempre mi meta. Por ejemplo: leer todos los libros.

El patio dijo...

Me apunto a los diez, como los diez mandamientos. Y estos se resumen en uno: amarás a los libros como a ti mismo.

Abrazos.

Chimista dijo...

Magnífico decálogo. Lo sigo al completo, excepto en el punto segundo: no me suelo saltar páginas. Bueno, a veces no puedo resistir ver qué pasará y avanzo un poco, pero enseguida vuelvo atrás. Lo del bovarismo me gusta. Un saludo.