sábado, 16 de octubre de 2010

Sin erotismo no hay gran literatura

Fuente de la imagen: tetra4.tumblr
"Sin erotismo no hay gran literatura"
Digámoslo desde el principio: no hay gran literatura erótica, lo que hay es erotismo en grandes obras literarias. Una literatura especializada en erotismo y que no integre lo erótico dentro de un contexto vital es una literatura muy pobre. Un texto literario es más rico en la medida en que integra más niveles de experiencia. Si dentro de ese contexto el erotismo juega un papel primordial, se puede hablar verdaderamente de literatura erótica.
"Sin erotismo no hay gran literatura"
Babelia (4 de agosto de 2001), El País

Mario Vargas Llosa

9 comentarios:

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Pues aquí el flamante Premio Nobel de Literatura no tiene razón. Existe la Literatura Erótica, sin mayores connotaciones. El Erotismo de por sí también es un valor sensu stricto.

Buen texto el que nos regalas esta vez, amigo Ar Lor.

Un abrazo,

Antonio

El patio dijo...

Totalmente de acuerdo con don Antonio. Ciertamente, existen textos literario en los que la literatura erótica forma pate de la riqueza del conjunto del texto. Extraño texto sería ese, y de poco valor, el que exita una pobreza o mediocridad literaria y sea cpaz de insertarse una literatura erótica que te ponga los pelos como escarpias.
Ciertamente, y transcribo las palabras del maestro, el erotismo per se ya tien un valor sensu stricto, ademñas de ser dificilísimo transmitir tal valor por escrito.
Un cordial saludo para ambos.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

A sus pies, como siempre, Señora Doña El Patio: es Vd. casi como Dios, aunque yo me considero ateo no militante, porque nos encontramos en todas partes, en foros diferentes, pero coincidimos casi siempre en nuestras opiniones.

¡Es una lástima, Señora Doña El Patio que la distancia entre La Mancha y Barcelona sea tan grande!

Que pase Vd. una buena tarde y, si puede ser, que gane el Real Madrid.

Un abrazo,

Don Antonio

RITMO RANCIO dijo...

Pues el tema da mucho de si y un poco de fa.
En cualquier caso la foto si parece erótica.
El texto que presentas es para "desmenuzarlo" y se podría argumentar y contrargumentar, pero quizás D. Antonio lleve razón. Al fin y al cabo todo es erotismo ¿o no?

Un placer pasar de nuevo por este espacio.
Saludos musicales.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Pues sí, Señor Ritmo Rancio. Vamos a convenir todos en que El Amor, o El Sexo, si lo prefiere, es lo que mueve el mundo. Si no fuera así, la especie humnana habría desaparecido ya hace miles de años.

Reciba un cordial saludo,

Antonio

Ar Lor dijo...

Efectivamente el tema da para mucho (DO RE MI FA SOL LA SI DO SI LA SOL FA MI RE DO) y puede "desmenuzarse" en piezas menores.
Como dice Don Antonio "El Erotismo de por sí también es un valor sensu stricto", lo mismo opina El patio y lo mismo opino yo. El texto de LLosa, como dice RITMO RANCIO, "argumenta y contrargumenta" en el mismo texto.
Lo que viene a decir LLosa al final, es: qué "sí es posible".
Si el "texto literario erótico integra más niveles de experiencia", entonces "se puede hablar verdaderamente de literatura erótica".
Lo que no parece contemplar es una gran pieza literaria "monotemática sensu stricto", lo cual parece bastante razonable,
pues mantener durante 500 páginas con el alma en vilo o palpitando, a un lector o lectora, sólo sería posible si el libro se vendiese en un estuche, con sus correspondientes pastillas de citrato de sildenafil.
Un saludo a todos y un abrazo a El patio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Veo que ya somos tres los que opinamos lo mismo: La Señora El Patio, el Señor Ar Lor, yo mismo. No es que seamos la hostia, pero casi somos la Santísima Trinidad.

Un abrazo a todos,

Antonio

El patio dijo...

Estimado don Antonio, ¡menuda goleada la del Real Madrid! y eso que a mí el fútbol ni fu ni Fa Re Do Mi La.

Un abrazo para todos ustedes.

elena clásica dijo...

Qué maravillosa la literatura erótica, ciertamente, como comentan los queridos amigos que encuentro por aquí.

Bien es cierto, que hay pasajes memorables en obras de hilado verbal bastante menos atrevido, en las que de repente irrumpe el momento luminoso, lleno de gracia, son pasajes especiales que quedan en la memoria y a los que tantas veces volvemos... ocurre en Clásicos: La Regenta, ese momento en el que el Magistral y don Álvaro Mesía se encuentran en el paseo a caballo, el uno para desgastar sus fuerzas que le sobraban y el otro para recuperarlas en el deporte... la silueta de Anita que se devora el Magistral, ¡ahhh!

Las novelas ejemplares de Cervantes, el deseo camuflado, tanto más morboso...

Ah, Max Frisch en "Homo Faber", el encuentro de potencia atómica entre el hombre maduro y la joven cándida, la química latente a lo largo de la obra.

"La carta a una desconocida" de Zweig, qué momentos, soñados, deseados, por fin vividos y recordados...

Obra,s de entrada, ajenas al erotismo, y sin embargo unos pasajes tan memorables desde lo erótico.

Me ha gustado el comentario de Vargas Llosa, lo comparto tan ricamente.

Besazos, querido Ar Lor.