viernes, 5 de noviembre de 2010

Adán y Eva

Adriaen van der Werff. Adán y Eva, en el Paraíso.

Graciela propuso a cuarenta escolares, comprendidos entre los siete y los doce años, que describieran a Adán y a Eva, en el Paraíso. Luego, recogió las respuestas:

Adán vivía muy felis entre los arboles y las plantas asta que llegó la Eva y le hiso comer la manzana porque quería matarlo y reinar ella sola.

Dios sacó a Eva de una costilla de Adán porque el se aburría un poco y tenia ganas de tener a quien mandar.

Mi padre dise que Eva era como todas las mujeres que se pasan el día conversando con las vecinas y viven fastidiando a los hombres para que les compren cosas, ropas y eso.

La historia esa es un poco confusa, porque nadie entiende porqué a Dios se le ocurrió ponerle a Eva de compañera. Si en vez de ponerle una mujer le hubiera puesto a otro, a un hombre, como él, Adán la habría pasado mucho mejor. Pescarían juntos, se irían de paseo a cazar fieras y los sábados a la noche de farra.

Dios como era muy machista lo primero que hiso dise mi mamá fue inventar al hombre y después ensima dise que Eva le nasió de un costado que dise mi mamá que ojalá todos los partos del mundo fueran ashí las mujeres lo pasaríamos más aliviadas.

La nave de los locos
Cristina Peri Rossi

2 comentarios:

El patio dijo...

No tienen desperdicio. Para filosofar y reflexionar largo y tendido.

Abrazos.

Higinio dijo...

Los niños tienen una percepción de la realidad que los adultos hemos perdido. Y es tal la fuerza de la infancia que nos obliga a tolerar sus historias disparatadas sin que ningún adulto protestemos.

Un fuerte abrazo, amiga El Patio.