martes, 30 de noviembre de 2010

Guirnalda con amores

Adolfo Bioy Casares. Guirnalda con amores. Emecé Editores.

Soledad

Cuando queda nuestro cuerpo durmiendo, en un cuarto de hotel, en una ciudad desconocida, tocamos el fondo de la soledad.
(De noche, en Londres)

Filología clásica

Pasaron milenios antes de que los hombres admitieran el pronombre de segunda persona. Cuando les decían o no entendían o se indignaban: ellos eran yo y los interlocutores y no veían la razón de alterar ese orden natural y caer en la anarquía.

Palinodia

Oh la obra futura, la que planearemos con lucidez y con deliberación.

Guirnalda con amores
Adolfo Bioy Casares