domingo, 5 de diciembre de 2010

La alegría de escribir

Wen Shen. Buena fortuna.

Escribir es en sí una alegría, y los santos y los sabios
lo han venerado desde tiempo inmemorial.
Porque es Ser, creado trabajando el Gran Vacío
Y es sonido surgiendo del Profundo Silencio.
En una hoja de papel está contenido el Infinito.
Y un panorama sin fin emana de un corazón de un centímetro.
Las palabras a medida que se expanden, son todo evocación;
El pensamiento, perseguido hasta el extremo, irá hasta lo más profundo,
Hasta que las flores en pleno esplendor exhalen fragancias
que todo lo penetren
Y las tiernas ramas recorridas por la savia se conviertan
en una jungla de esplendor.
Vientos resplandecientes abren luminosas alas, brisas
rápidas se alzan de la tierra.
Y como aureola entre todas éstas, se alza la gloria del mundo literario.

Traducción de Alberto Clavería

Ensayo sobre la Literatura
Lu-Chi