lunes, 24 de enero de 2011

Cosas placenteras

Sei Shonagon. Dibujo de Kikuchi Yosai.

Encontrar muchos cuentos que uno nunca ha leído o adquirir el segundo volumen de una obra cuyo primer volumen uno ha disfrutado. Aunque a menudo uno queda defraudado.
Alguien ha roto una carta y la ha tirado. Recogiendo las partes, comprobamos que muchas pueden juntarse.

Busco un objeto que necesito enseguida y lo encuentro. Otras veces hay un libro que necesito ver inmediatamente. Revuelvo todo de arriba a abajo y ahí está. ¡Qué alegría!
Cuando uno participa en un concurso de objetos (1) ¿cómo no alegrarse cuando se gana?

Entrando en la habitación de la Emperatriz cuando las damas de honor se arremolinan a su alrededor en un apretado grupo, me apoyo en una columna que está un poco lejos. ¡Qúe alegría cuando la Emperatriz me llama a su lado y las otras me abren camino!

(1). Juegos de adivinanzas para descubrir objetos.

Traducción y notas de María Kodama y Jorge Luis Borges.

El libro de la almohada
Sei Shonagon

3 comentarios:

carmensabes dijo...

Qué chulada Higinio.

Siempre es un lujazo tus selecciones.

Francesc Cornadó dijo...

En el juego de los objetos se pueden encontrar corazones sufrientes y corazones enamorados y bellos cuentos.

Salud

Francesc Cornadó

Higinio dijo...

Muchísimas gracias por tu amable comentario, amiga Carmensabes.

Tu blog si que es un lujazo.


Un fuerte abrazo, amiga Carmensabes.