jueves, 10 de febrero de 2011

Patmos y la revelación

Bramantino. San Juan el Evangelista en Patmos.

Patmos es una de las islas Espóradas, a un día de viaje de Mileto, entre Samos y Naxos. Es una desolada roca volcánica que se alza en sucesivos terraplenes, y sus habitantes se componen principalmente de gentes marineras. En un solo día se puede recorrer toda la línea de su costa.
Los Hechos de Prócoro intentan contarnos muchas cosa acerca de la vida de Juan en Patmos, pero muestran una gran falta de realismo, habiendo incluido el narrador de la historia nombres de pueblos y lugares que nunca han existido. Se ha dicho que tanto el Evangelio de Juan como el Apocalipsis han sido escritos por Prócoro dictados por Juan, luego que la población local hubiera sido convertida. También se asegura que el Evangelio fue compuesto sobre la cúspide de una elevada colina donde Juan, después de haberse sometido a un largo ayuno, se dedicaba a mirar al cielo, hablando a la eternidad, en tanto que Prócoro, sentado cerca de él, escribía lo que le decía: En el principio fue el Verbo, y así continuaba hasta el final. El dictado se terminó en dos días y medio.

Traducción de Luis Buelta

Los discípulos
Emil G. Kraeling