miércoles, 9 de marzo de 2011

Fin

Andreas M Wiese. Calzada a Lasswitz.

De pronto, como predestinado por una fuerza invisible, el carro respondió a otra intención, enfilado hacia imprevisible destino, sin que mis inútiles esfuerzos lograran desviar la dirección para volver al rumbo que me había propuesto.
Caminamos así, en la noche y el misterio, en el horror y la fatalidad, sin que yo pudiera hacer nada para oponerme.
El otro ser paró el motor, allí en un sitio desolado.
Alguien que no estaba antes, me apuntó desde el asiento posterior con el frío implacable de un arma.
Y su voz definitiva, me sentenció:
-¡Prepárate al fin de este cuento!

Sólo los sueños y los deseos son inmortales, Palomita (1986)
Edmundo Valadés