viernes, 6 de mayo de 2011

El libro de la almohada

Wang Weidong. Naturaleza muerta.

68. Cuando una mujer vive sola...

Cuando una mujer vive sola su casa debe estar muy descuidada. La pared de barro debe estar cayéndosa a pedazos, y si hay un estanque debe estar lleno de plantas acuáticas. No es necesario que el jardín esté cubierto de artemisas, pero la artemisa debe crecer aquí y allá entre la arena porque esto da al lugar un aire desolado.
Me desagrada la casa de una mujer sola cuando se nota que es hacendosa y pone cada cosa en su lugar y cierra bien la puerta.

111. Escribí una vez un poema...

Anoté en mi libreta un poema que me había impresionado. Desgraciadamente una de las criadas lo vio y recitó los versos torpemente. Es terrible cuando alguien recita de prisa un poema sin el sentimiento apropiado.

Traducción de María Kodama y Jorge Luis Borges

El libro de la almohada
Sei Shonagon