miércoles, 8 de junio de 2011

Epigramas

Johann Heinrich Wilhelm Tischbein. Goethe en la campiña romana.

Cuando veo un peregrino imposible me es contener las lágrimas -¡De qué modo basta una idea falsa para hacernos felices a los hombres!

¿Qué es la vida de un hombre? No obstante, millares de gentes pueden hablar de este hombre, de lo que ha hecho y de cómo lo ha hecho. Mucho menor es un poema; no obstante mil pueden deleitarse con él y mil criticarle. Sigue viviendo tranquilo, ¡oh amigo mío! y continúa rimando.

He vivido en tiempos de demencia, y no he dejado de ser tan loco como el tiempo me lo ordenaba.

Traducción de Juan B. Bergua

Epigramas
Johann Wolfgang Goethe