miércoles, 27 de julio de 2011

El Yo lírico

Gottfried Benn, sello conmemorativo, 1986. Imagen de Wikimedia Commons.

Era médico en un hospital de prostitutas, un puesto completamente aislado, vivía en una casa confiscada, once habitaciones, solo con mi asistente, tenía poco servicio, podía ir de paisano, no tenía ningún compromiso, no tenía apego a nadie, apenas comprendía el idioma; vagaba por las calles, pueblo extraño; primavera peculiar, tres meses incomparables, ¿qué era el cañoneo del Yser, sin el cual no transcurría ni un día?, la vida oscilaba en una esfera de silencio y estar perdido, vivía en el borde, donde cae la existencia y comienza el yo. Muchas veces me acuerdo de estas semanas; era la vida, no volverán, todo lo demás era una porquería.

Traducción de Ramón Strack

Doble vida y otros escritos autobiográficos
Gottfried Benn