lunes, 4 de julio de 2011

Máximas

François de La Rochefoucauld. Fuente: Wikimedia Commons.

Existe en el corazón humano una generación perpetua de pasiones, de tal manera que la ruina de una coincide casi siempre con el advenimiento de otra. (1)

Si no tuviéramos defectos no sentiríamos tanto placer descubriendo los de los demás.

Los viejos gustan de dar buenos consejos para consolarse de no estar ya en condiciones de dar malos ejemplos.

(1). Una idea muy semejante está en los Ensayos de Montaigne: "Más que abandonar los vicios, lo que hacemos es cambiarlos por otros, y en mi opinión para empeorar".

Traducción y notas de Carlos Pujol.

Máximas
François de la Rochefoucauld