viernes, 16 de septiembre de 2011

Los observadores

Alberto Durero. Un cangrejo.

Los cangrejos de tierra, en la isla de Trinidad Sur, son una pesadilla. Lo espían a usted desde cada rincón y desde cada piedra. Con sus ojos muertos y mirones le siguen los pasos, como diciendo: "Si por lo menos te cayeras, nosotros haríamos el resto". Acostarse y dormir en cualquier parte de la isla equivaldría al suicidio... Si está de pie, quieto, procuran morderle las botas, mirándolo con fijeza todo el tiempo. Una característica de estos animales, capaces de enloquecer a un solitario, es que, pocos o muchos, todos lo miran a uno... Son amarillos y rojos, y, después de las arañas, parecen las más abominables criaturas en esta tierra de Dios.

Tomado del libro Cuentos breves y extraordinarios, de Borges y Bioy Casares.

The Worst Journey in the World
Apsley Cherry Garrard