viernes, 2 de septiembre de 2011

Los pájaros

Milo Manara. Los pájaros.

Alguien debería saber esto. Alguien debería enterarse. A causa del viento del Este y del tiempo, estaba sucediendo algo que no comprendía. Se preguntó si debía llegarse a la cabina telefónica, junto a la parada del autobús y llamar a la Policía. Pero ¿qué podrían hacer? ¿Qué podría hacer nadie? Decenas de miles de gaviotas posadas sobre el mar, allí, en la bahía, a causa del temporal a causa del hambre. La Policía le creería loco, o borracho, o se tomaría con toda calma su declaración. "Gracias. Sí, ya se nos ha informado de la cuestión. El mal tiempo está empujando tierra adentro a los pájaros en gran número". Nat miró a su alrededor. No se veían señales de ningún otro pájaro. ¿Sería el frío lo que les había hecho llegar a todos desde la parte alta de la región? Al acercarse a la casa, su mujer salió a recibirle a la puerta. Le llamó, excitada.
-Nat -dijo-, lo han dicho por la Radio. Acaban de leer un boletín especial de noticias. Lo he tomado por escrito.
-¿Qué es lo que han dicho por la Radio? -preguntó él.
-Lo de los pájaros -respondió- No es sólo aquí, es en todas partes. En Londres, en todo el país. Algo les ha ocurrido a los pájaros.
Entraron juntos en la cocina. Nat cogió el trozo de papel que había sobre la mesa y lo leyó.
"Nota oficial del Ministerio del Interior, hecha pública a las once de la mañana de hoy. Se reciben informes procedentes de todos los puntos el país acerca de la enorme cantidad de pájaros que se están reuniendo en bandadas sobre las ciudades, los pueblos y los más lejanos distritos, los cuales provocan obstrucciones y daños e, incluso, han llegado a atacar a las personas. Se cree que la corriente de aire ártico, que cubre actualmente las Islas Británicas, está obligando a los pájaros a emigrar al Sur en gran número, y que el hambre puede impulsarles a atacar a los seres humanos. Se aconseja a todos los ciudadanos que presten atención a sus ventanas, puertas y chimeneas, y tomen razonables precauciones para la seguridad de sus hijos. Una nueva nota será hecha pública más tarde."

Traducción de Adolfo Martín

Los pájaros (1952)
Daphne du Maurier