domingo, 18 de septiembre de 2011

Pensamientos en una estación seca


¡Cuerpos femeninos...! ¿Acaso hay algo más absorbente en este mundo? Algunos hombres gustan de aventurarse en partes remotas de la Tierra, explorando desiertos pedregosos o silentes florestas; pero, para otros, el mayor misterio es un cuerpo femenino. Cada centímetro de él, cada lunar, cada pliegue, cada peca. Hay quienes quisieran ingerir la medicina de Alicia para el empequeñecimiento, a fin de que les engullera la amada y así él podría averiguar cómo eran sus entrañas.

Una de las singularidades grandiosas del enamoramiento es que no requiere voluntad ni esfuerzo. Es como el deslizarse con un tobogán por una pendiente suave.

Los guijarros blancos en la playa no sirven de arraigo a los líquenes: asimismo el amor sin disputas no tiene sabor. (Dístico griego moderno)

Quienes tienen ciertos recursos creen que la cosa más importante del mundo es el amor. El pobre sabe que es el dinero.

Traducción de Manuel Vázquez

Pensamientos en una estación seca
Gerald Brenan