viernes, 21 de octubre de 2011

Los dioses recostados

Ron Leu. Buda Yacente.

...Por todas partes las estatuas de Buda, de Lord Buda...Las severas, verticales, carcomidas estatuas, con un dorado como de resplandor animal, con una disolución como si el aire las desgastara...Les brotan en las mejillas, en los pliegues de la túnica, en codos y ombligos y boca y sonrisa, pequeñas máculas: hongos, porosidades, huellas excrementicias de la selva...O bien las yacentes, las inmensas yacentes, las estatuas de cuarenta metros de piedra, de granito arenero, pálidas, tendidas entre las susurrantes frondas, inesperadas, surgiendo de algún rincón de la selva, de alguna circundante plataforma...Dormidas o no dormidas, allí llevan cien años, mil años, mil veces mil años...Pero son suaves, con una conocida ambigüedad metaterrena, aspirantes a quedarse y a irse...

Confieso que he vivido
Pablo Neruda