lunes, 23 de enero de 2012

El pedagogo

Robert Doisneau. Escolares, París, 1956.

No llevo cadenas
doradas como la luna de otoño;
no conozco el sabor de los labios
de una muchacha tierna y tímida;
no gané, con la espada o la pluma,
fama en las galerías del tiempo:
gasté mi vida en ruinosos colegios
enseñando a muchachos díscolos y maliciosos.

Traducción de Octavio Paz

El pedagogo
Krisnabhatta