domingo, 26 de febrero de 2012

El puerto

Franz Radziwill. Puerto de Bremen (1935).

Un puerto es morada encantadora para un alma fatigada de las luchas de la vida. La amplitud del cielo, la arquitectura móvil de las nubes, el colorido cambiante del mar, el centelleo de los faros, son un prisma adecuado maravillosamente para distraer los ojos sin cansarlos nunca. Las formas ebeltas de los navíos de aparejo complicado, a los que la marejada imprime oscilaciones armoniosas, sirven para mantener en el alma el gusto del ritmo y de la belleza. Y además, sobre todo hay una especie de placer misterioso y aristocrático para el que ya no tiene curiosidad ni ambición en contemplar, tendido en el mirador o apoyado de codos en el muelle, todos los movimientos de los que se van y de los que vuelven, de los que tienen todavía fuerza para querer, deseo de viajar o de enriquecerse.

Traducción: Bibliotecas Populares Cervantes

Pequeños poemas en prosa
Charles Baudelaire