domingo, 20 de enero de 2013

Diario

Ana Frank, en una foto de 1941. Foto tomada de Annefrank.org.

Créeme, cuando llevas un año y medio encerrada, hay días en que ya no puedes más. Entonces ya no cuenta la justicia ni la ingratitud; los sentimientos no  se dejan ahuyentar. Montar en bicicleta, bailar, silbar, mirar el mundo, sentirme joven, saber que soy libre, eso es lo que anhelo, y sin embargo no puedo dejar que se me note, porque imagínate que todos empezáramos a lamentarnos o pusiéramos caras largas... ¿A dónde iríamos a parar?

Traducción de Diego J. Puls.

Diario
Ana Frank