martes, 5 de febrero de 2013

El obstáculo

Duffy Sheridan. Marieke.

Por el sendero misterioso, recamado en sus bordes de exquisitas plantas en flor y alumbrado blandamente por los fulgores de la tarde, iba ella, vestida de verde pálido, verde caña, con suaves reflejos de plata, que sentaba incomparablemente a su delicada y extraña belleza rubia.
Vovió los ojos, me miró larga y hondamente y me hizo con la diestra signo de que la siguiera.
Eché a andar con paso anheloso; pero de entre los árboles de un soto espeso surgió un hombre joven, de facciones duras, de ojos acerados, de labios imperiosos.
-No pasarás -me dijo, y puesto en medio del sendero abrió los brazos en cruz.
-Sí pasaré -respondíle resueltamente, y avancé; pero al llegar a él vi que permanecía inmóvil y torvo. 
-¡Abre camino! -exclamé.
No respondió.
Entonces, impaciente, le empujé con fuerza.
No se movió.
Lleno de cólera al pensar que la Amada se alejaba, agachando la cabeza embestí a aquel hombre con vigor acrecido por la desesperación, mas él se puso en guardia y, con un golpe certero, me echó a rodar a tres metros de distancia.
Me levanté maltrecho y con más furia aún volví al ataque dos, tres, cuatro veces; pero el hombre aquel, cuya apariencia no era de Hércules, pero cuya fuerza sí era brutal, arrojóme siempre por tierra, hasta que al fin, molido, deshecho, no pude levantarme...
¡Ella, en tanto, se perdía para siempre!
De muy lejos me envió una postrer mirada de reproche.
-¿Me dejas partir? -parecía decirme.
Aquella mirada reanimó mi esfuerzo e intenté aún agredir a aquel hombre obstinado e impasible de ojos de acero; pero él me miró de tal suerte, que me sentí desarmado e impotente.
Entonces una voz interior me dijo:
-¡Todo es inútil; nunca podrás vencerle!
Y comprendí que aquel hombre era mi Destino.

Cuentos misteriosos
Amado Nervo