martes, 9 de abril de 2013

El paseante cortés

Fabian Pérez. El comienzo de una historia.

Hoy ha sido el más cortés de los hombres. Un grupo de pájaros comía las migas de pan que alguien les había arrojado  al suelo, y ha cruzado la calle para no molestarles. Casi inmediatamente se ha encontrado con un anciano. Caminaba con torpeza delante de él, y ha disminuido la velocidad de su marcha para evitarle la humillación de un rápido adelantamiento.

Luego, ya de noche, en un bar, se ha sentado frente a una pareja. Estaban entregados a sus gozosos juegos, y la muchacha, enamorada y feliz, le enseñaba despreocupada sus pìernas. Habría deseado mirárselas interminablemente, seguir el juego ingenuo de la falda cortísima, pero ha apartado los ojos.

Tenía el corazón en llamas pero él -el más cortés de los hombres- se ha puesto a contar silenciosamente las botellas del expositor del bar.

El amigo de las mujeres (1992)
Gustavo Martín Garzo