domingo, 7 de julio de 2013

Equecrates de Tesalia y los oráculos

Michael Parkes. Doncella nubia, 1994.

Equecrates vino de Tesalia y consultó el oráculo de Delfos. Pero entró tan repentinamente que la profetisa ("una doncella consagrada a Diana", que apenas tenía 17 años) no tuvo tiempo de abrocharse la clámide. Lo recibió, pues, semidesnuda y se ubicó, como de costumbre, sobre el trípode. El trípode ("mesa de tres pies") estaba colocado, a su vez, sobre el célebre agujero de donde salía la humareda (la fumata) que envolvía a la virgen mientras se convulsionaba antes de contestar.
La pregunta de Equecrates fue la siguiente: "¿En qué lugar del mundo, en qué rincón o agujero estaré a mis anchas y hallaré la felicidad?". Y la respuesta proyectada con "voz misteriosa" desde la profundidad en que salía la fumata (la profetisa abría la boca como en las películas dobladas) fue rápida y no menos misteriosa: "Ese agujero que buscas -dijo una voz- está muy cerca de ti".
Equecrates interpretó el oráculo y raptó a la virgen. 
Había hallado la felicidad.

Historias de monstruos (1969)
Juan-Jacobo Bajarlía