lunes, 30 de septiembre de 2013

Después

David Orias. Olas.

Después de la batalla de Helgoland
y después de la batalla de Utshima
el mar dispersó los ya deshechos.
Dejó a los albatros devorar sus ojos.
Conduciéndoles con sales disolventes
lentamente hacia el mar-
hacia las aguas madres cambrianas,
hacia otro ensayo.

Del libro Nómada (1931)

Traducción de Octavio Paz.

Después
Harry Martinson