lunes, 16 de septiembre de 2013

Masas

La Osa Mayor vista desde Ávila, España. Foto: Osae. info.

VAGUÉ por las montañas y vi la niebla azul  y el
   despeñadero rojo, y me asombré;
en la playa donde maniobra el largo impulso bajo
   la marea infinita, permanecí silencioso;
bajo las estrellas, en la pradera, contemplando la
   Osa Mayor que se inclinaba sobre la hierba del
   horizonte, estuve lleno de pensamientos.
Grandes hombres, desfiles de guerra y trabajo, soldados
   y obreros, madres que levantan a sus hijos -a todos
   toqué y sentí su solemne estremecimiento.
Y luego un día miré bien a los Pobres, millones
   de Pobres, pacientes y esforzándose; más
   pacientes que los despeñaderos, las mareas y las
   estrellas; innumerables, pacientes como la
   oscuridad de la noche - y todos destruidos,
   humildes ruinas de naciones.

Versión de Agustí Bartra

Antología
Carl Sandburg (1878-1967)