miércoles, 23 de octubre de 2013

Veterano de Actium

Lorenzo A. Castro. La batalla de Actium.

No seas insensato. Guarda
tu corazón de esas pupilas
verdes, y no hagas locuras.
                                            Eres
ya viejo y será mucho
mejor que ahora dediques
tu tiempo a recordar: sobre las olas
las oscuras corazas de las naves
listas al abordaje, y esos gritos
de la tripulación, arrebatados
por las manos azules
de la brisa.
                      Entonces
las águilas de Roma dieron cuenta
de la doble corona
milenaria.
                      Poco tiempo hizo falta
para que profanasen
la antigua biblioteca y los secretos
palacios faraónicos
los pasos victoriosos de Octaviano.

Pero de aquella noche
tú no conservas más que la alta luna,
y el calor y las risas
borrachas del burdel,
y unos muslos violentos
y fugaces.

Historia antigua (1987)
Víctor Botas