sábado, 25 de enero de 2014

Pon en este papel tu voz, tu nombre

Harry Kwinkelenberg. Bolinktpotje.

Pon en este papel tu voz, tu nombre,
los de amor y amistad que te acompañan,
también el de tu calle, el de tu casa,
en donde vives solo y bien amado.
Escribe muy preciso, pero pronto,
por si te alejas y quizás olvides
las palabras que sabes de ti mismo
y las que has de saber para el silencio último.
Sea la tinta la del vivir libre,
de libertad también sea el papel.
Si te olvidas de ti y si te olvidan todos,
que puedan conocerte en lo que amaste.

Marco Aurelio, 14 (1998)
Enrique Badosa