sábado, 8 de marzo de 2014

Poema escrito con tiza...

Fotografía de Roy Stuart.

Poema escrito con tiza en una acera del Boulevard Saint Michel

Roma, donde el niño que yo fui sigue levantándole
las faldas a las chicas del Trastevere;
París, donde el hombre que yo soy se gana la vida
con tizas y melancolía;
Tánger, tardes en que me fumaba la vida en una
esquina del Zoco Chico;
Lisboa, mujeres que al cantar lloraban y que lloraban
al hacer el amor;
Samarkanda, un nombre que leí en un libro  y que
está lleno de arena, palmeras y ojos negros;
Venecia, sílabas de agua;
Madrid, donde cumplí veinte años y las noches nunca
querían tener fin;
Marsella, una navaja con sangre no sé si ajena o mía;
Berlín, bajo los tilos, parejas de enamorados y de la
policía secreta;
Atenas, donde cazaba turistas entre las ruinas y
alguna vez me llevé un bolso y otras
un corazón; Roma, donde nací y donde nadie
me espera.

Principios y finales (1997)
José Luis García Martín