martes, 27 de mayo de 2014

Migajas sentenciosas

Retrato de Quevedo. Imagen tomada de la Wikipedia.

Si deseas ser amado, ama.
No hay cosa que más descontente a todos, que lo que se hizo con intento de agradarlos a todos.
Tanto mal causa parecer malo como serlo.
A ninguno le estiman más de como le ven.
La prudencia es hija del frío; el ímpetu, del calor.
El sí y el no, fueron las más breves palabras, porque sean desengañados presto los hombres, aun de los escasos de palabras.
Sin confianza no hay vivir.
Enfermedad natural humana buscar excusa a todo.

Migajas sentenciosas
Francisco de Quevedo (1580-1645)