lunes, 18 de agosto de 2014

Odio, muchacho, el lujo de los persas

Quinto Horacio Flaco, retratado por Giacomo Di Chirico.

Del Libro I

XXXVIII

Odio, muchacho, el lujo de los persas
y tampoco me gustan las guirnaldas
que se trenzan con fílira.
Deja ya de buscar
dónde se ha demorado una tardía rosa.
No quiero que, solícito, le añadas
nada al sencillo mirto: no nos desdora el mirto
ni a ti, mi escanciador, ni a mí, que estoy bebiendo
bajo la espesa parra.

Traducción de Enrique Badosa, del libro XXV Odas de Horacio.

Odas
Horacio (65-8) a. C.)