domingo, 21 de diciembre de 2014

Para un nuevo "Tratado de armonía"

Vera Donskaya-Khilko. Camino.

¿De dónde nace la llamada de la tierra? Me refiero a esa tendencia que tenemos, en días perfectos y armónicos, a aproximarnos a ella, a cuidarla, a entreabrirla. ¿Qué originario misterio es éste de sumergir nuestras manos en la tierra blanda y fértil? ¿Reconoce el cuerpo en ella a la madre primera? En el día en plenitud, las manos buscan en la tierra el vacío y la fertilidad, la nada y el todo. Y ese gesto reconforta porque unifica los contrarios.

Bajo a lo más hondo del barranco a buscar tierra para los tiestos. Allí, bajo el musgo del invierno, está depositada la tierra más blanda, más negra y fértil. También en este descubrimiento se confirma el viejo principio taoísta de que en lo más bajo se deposita lo más fértil.

Para un nuevo "Tratado de armonía" (1997)
Antonio Colinas