sábado, 24 de enero de 2015

Bolígrafos

Bolígrafo marca Birome. Propaganda en la revista argentina "Leoplán", 1945.

Yo tengo en mi mano un cetro.

Mi cetro dice, habla, canta
con su punta luminosa:
en medio del papel planta
una luminosa rosa.

Entre mis dedos se mueve,
lo deslizo entre mis dedos
como una espada de nieve
en el centro de los ruedos.

Y vale más que mi mano,
porque mi mano es callada;
pero él habla, y no habla en vano,
la mano no dice nada.

Gracias a él, echo el alma
afuera, cuando está triste
y cuando reina la calma.
Mi mano y mi cetro en ristre.

Yo le debo la palabra
escrita, le debo tanto
que le dejo que me abra
el corazón: y así canto.

Mi mano no dice nada.

Hojas de Madrid con La galerna (1968-1977)
Blas de Otero