miércoles, 16 de septiembre de 2015

Poeta anónimo

Palma Vecchio. Retrato de un poeta.

Reposó en las arenas del desierto
cuando la luna se baña desnuda
en las fuentes. Manzanas de Georgia
mordió allá en viejos huertos. Las orillas
pisó desnudo de Lesbos y Naxos.
Dioses nuevos soñó en Alejandría.
Le rajaron los labios duros soles
en el Araxes. Quedan huesos suyos
dispersos en estepas innombradas.
Tiñó Palenque su moreno rostro.
Mordió yelo en las cumbres virginales.
Y ahora, purificado de astro en astro,
es un dios más entre los otros dioses.

Otros poemas (1982)
Ricardo Molina (1916-1968)