domingo, 22 de noviembre de 2015

Máximas

François de La Rochefoucauld. Máximas.

616
No es posible responder de nuestro valor cuando nunca se ha estado en peligro.

624
La confianza que se tiene en uno mismo engendra la mayor parte de la que se pone en los demás.

630
De todas las pasiones, la que nos es más desconocida es la pereza; es la más ardiente y la más maligna de todas, aunque su violencia sea insensible y que los daños que cause permanezcan muy ocultos. Si reflexionamos atentamente sobre su poder, comprobaremos que en toda ocasión se hace dueña de nuestros sentimientos, de nuestros intereses y de nuestros placeres; es la rémora que tiene fuerza suficiente para detener a los mayores navíos; es una bonanza más peligrosa para los asuntos importantes que los escollos y que las mayores tempestades. El reposo de la pereza es un hechizo secreto del alma que interrumpe bruscamente las actividades más ardorosas y las resoluciones más obstinadas; en fin, para dar la verdadera idea de esta pasión, digamos que la pereza es como una beatitud del alma, que la consuela de todo lo que pierde y que sustituye a todos los bienes.

Traducción de Carlos Pujol

Máximas
François de La Rochefoucauld  (1613-1680)