jueves, 26 de noviembre de 2015

Richard Bone

Edgar Lee Masters. Imagen de Topfoto, NTB scampix.

Recién llegado a Spoon River
yo no sabía si lo que me decían
era verdadero o falso.
Me traían el epitafio
y, mientras yo trabajaba, se entretenían por el taller,
diciendo «Era tan amable», «Era maravilloso»,
«La más dulce de las mujeres», «Era un verdadero cristiano»,
Y yo les grababa lo que querían,
sin saber si era verdad.
Con el tiempo, ya más hecho a vivir con la gente de aquí,
sabía hasta qué punto el epitafio que me encargaban
respondía a la vida del muerto.
Pero yo seguía grabando lo que me pagaban que grabara,
y, así, me hice cómplice de falsas crónicas
de las lápidas,
como hace el historiador que escribe
sin saber la verdad
o porque le presionan para que la oculte.

Traducción de Jesús López Pacheco y Fabio L. Lázaro

Antología de Spoon River
Edgar Lee Masters (1868-1950)