martes, 23 de febrero de 2016

La ballena azul

Bernard Long. Ballenas azules.

Pertenezco a la mayor especie de ballenas. Puedo llegar a medir más de treinta metros de longitud y pesar ciento treinta toneladas. Para que se hagan mejor una idea, igual que treinta y cinco elefantes. Mi cabeza es corta y triangular, tengo la mandíbula inferior mayor que la superior y, a pesar de que me llaman azul, soy de color gris oscuro en el dorso y más pálido o blanco en la zona ventral.
Pese a mi gran tamaño puedo emitir dulces sonidos parecidos a los maullidos de un gato o a los dulces balidos de un corderillo. Algunos pescadores solitarios aseguran incluso que somos capaces de cantar a coro largas melodías que pueden prolongarse durante media hora. Dicen también que las estrofas nunca son iguales y que es como si entonces el mar se poblase de oboes, trompetas y órganos.
No se rían ustedes de esos pescadores solitarios. Al fin y al cabo, la soledad les permite muchas veces escuchar la verdad. Nosotras, realmente, cantamos a coro. Es la única forma de soportar nuestra propia grandeza.

Bestiario (1988)
Javier Tomeo