miércoles, 29 de junio de 2016

Las cosas y sus causas

Zhu Yiyong. Medianoche con luna.

4.16. Si uno dibuja con carboncillo el halo de la luna, el halo real adopta la forma del dibujado.
4.17. Cuando hay luchas entre los qilin, se producen los eclipses; cuando mueren las ballenas, aparecen los cometas; cuando lloran los recién nacidos, dan leche los pechos de las madres; cuando se rompen los hilos de los gusanos de seda, se parten las cuerdas de los instrumentos.
4.18. Según el libro Zhuangzi, «si en un lugar se planta sorgo por espacio de tres años, estará lleno de serpientes los siete siguientes».
4.19. Cuando uno quema artemisas que haya tenido amontonadas durante tres años, rezuman un líquido que es plomo y estaño. Esto ha sido ensayado, y es cierto que así ocurre.
4.20. Si uno calienta aceite de cáñamo hasta que deja de despedir vapor de agua y humo, entonces deja de bullir y se enfría solo y uno puede removerlo con la mano. Pero si cae en él algo de agua, se levantan unas llamas que vuelan y se desperdigan por todas partes y que no hay modo de apagar. Esto ha sido ensayado, comprobándose que así ocurre.
4.21. Por Thingzhou fluye el río Ba, un río cuyas aguas atraviesan toda vasija con que se la quiera coger, ya sea ésta de oro o de plata o de cualquier metal. Sólo con hojas de calabaza puede uno cogerla.
4.22. Cuando se deja carne de dragón en vinagre, le salen dibujos de mil colores.
4.23. Si se acumulan diez mil shi de aceite, es natural que se prendan fuego solos. A esto se debió el conocido incendio en los almacenes del emperador Wu en los años Taishi: a que tenía acumulado aceite.

Traducción de Yao Ning y Gabriel García-Noblejas

Relación de las cosas del mundo
Zhang Hua (232-300 a. de C.)