domingo, 5 de junio de 2016

Un nuevo placer

Jalil Gibrán. Foto: Wikimedia.

Anoche inventé un goce nuevo, y me disponía a disfrutarlo por primera vez, cuando un ángel y un demonio irrumpieron en mi casa. Ambos se encontraron en mi puerta y discutieron acerca de mi placer recién creado. Uno de ellos gritaba: "¡Es un pecado!" Y el otro, en igual tono: "¡Es una virtud!".

Traducción de Venkata Naidur

El loco
Jalil Gibrán (1883-1931)