lunes, 12 de septiembre de 2016

Guirnalda con amores

Adolfo Bioy Casares. Guirnalda con amores.

Ventajas de la idiotez

Para discutir cuestiones de dinero hay cierta ventaja en ser idiota. La idiotez, y sólo la idiotez, permite sin vacilación articular algunas mentiras. «No es el dinero lo que me importa», gemía las otras noches el joven don Urbistondo, en un asunto de millones de pesos, «sino el cariño por la fábrica».

Una vida

La cocinera dice que no se casó porque no tuvo tiempo. Cuando era joven trabajaba con una familia que le permitía salir dos horas cada quince días. Esas dos horas las empleaba en ir en el tranvía 38, hasta la casa de unos parientes, a ver si habían llegado cartas de España, y en volver en el tranvía 38.

Caras
I
Porque corresponde a algún tipo general de cara, toda cara es una cara conocida.
II
Hay verdadero derroche de caras.

Espejos

La disciplina en que somos eruditos nos agrada. En ella asistimos al diestro ejercicio de nuestra inteligencia. En ella nos agradamos. 

Escribir

Cada frase es un problema que la próxima frase plantea nuevamente.

Guirnalda con amores (1959)
Adolfo Bioy Casares