jueves, 13 de octubre de 2016

Rubayat

Omar Jayyam. Rubayat.

93
De la ciencia jamás mi corazón quedó apartado.
Los misterios que no se descifraban eran pocos.
Día y noche en el empeño, llevo setenta y dos años
y me ha quedado claro que nada queda claro.

116
Jayyam, si te entregas al vino, sé alegre.
Si una belleza de cara de luna te acompaña, sé alegre.
Pues concluye la labor del universo en la inexistencia,
como si no existieras, ya que existes, sé alegre.

Traducción de Clara Janés y Ahmad Taherí

Rubayat
Omar Jayyam