miércoles, 7 de diciembre de 2016

Robert Southey Burke

Edgar Lee Masters, en Egipto, 1921. Foto: Myweb. wvnet. edu.

Me gasté mi dinero para que te eligieran alcalde,
A. D. Blood.
Te prodigué mi admiración,
eras para mí el hombre casi perfecto.
Tú devoraste mi personalidad,
y el idealismo de mi juventud,
y la fuerza de una noble fidelidad.
Y todas mis esperanzas para el mundo,
y toda mi fe en la Verdad
se fundieron en el ciego ardor
de mi devoción por ti
para moldearse a tu imagen.
Y cuando descubrí lo que eras,
cuando descubrí tu espíritu pequeño,
y que tus palabras eran tan falsas
como tus dientes de blanquiazulada porcelana
y los puños de celuloide de tu camisa,
odié el amor que te tenía,
me odié a mí mismo, te odié
por mi espíritu desperdiciado y mi desperdiciada juventud.
Y os digo a todos: cuidado con los ideales,
cuidado con poner vuestro amor
en ningún hombre vivo.

Traducción de Jesús López Pacheco y Fabio L. Lázaro

Antología de Spoon River (1915)
Edgar Lee Masters